La Universidad Católica de Bebés: Un singular curso que prepara a futuros padres

Denver, 13 May. 19 (ACI Prensa).- Un curso llamado “Universidad Católica de Bebés” (Catholic Baby University) creado en Denver, Estados Unidos, fue la oportunidad perfecta para que padres principiantes y futuros padres aprendan cómo criar a sus pequeños desde el nacimiento hasta la conformación de la iglesia doméstica.

La Universidad Católica de Bebés nació en 2017 como un proyecto colaborativo entre el hospital privado Rose Medical Center y la Arquidiócesis de Denver, en el estado de Colorado.

El programa ofrece las modalidades de seis clases durante tres semanas o un retiro de una noche en pareja; y combina los principios básicos sobre el parto y cuidados para el bebé con consejos útiles para la formación de un hogar católico.

Natalie y Jack Schutzius, residentes en Denver, quienes esperan su primer bebé a fines de mayo de 2019, indicaron al National Catholic Register lo beneficioso, atractivo y creativo de esta nueva experiencia, que en un futuro podría ser adaptada en diferentes diócesis católicas del mundo.

“Nos inscribimos en otra clase de preparación para padres, hasta que vimos un folleto sobre Catholic Baby University, la cual parecía mucho más completa y era desde una perspectiva católica. Eso era importante para nosotros”, dijo Natalie, que es una analista de finanzas de 23 años.

“La versión católica era atractiva ya que es lo que somos como personas, es parte de nuestra identidad”, agregó su esposo Jack, de 25 años, un estudiante de teología en la escuela de posgrado del Instituto Augustine.

La Universidad Católica de Bebés es una adaptación de Rose's Jewish Baby University (Universidad Judía de Bebés de Rose), que se estableció hace más de 20 años y ya se encuentra en diferentes puntos del país.

El rabino Jeffrey Kaye, director de servicios de capellanía en el centro médico de Rose, contó que es la primera versión no judía del programa y que durante mucho tiempo deseaban compartir su idea con otras tradiciones religiosas.

“Estamos entusiasmados y nos apasiona ayudar a fomentarlo y promoverlo, especialmente en el mundo moderno, que está tan dominado por la tecnología y donde todos tenemos que ser tan rápidos que perdemos contacto con lo que es importante. Tener la oportunidad de tomarse un tiempo y hacer un balance a través de la lente de nuestras poderosas y hermosas tradiciones de fe solo puede ayudar a construir familias saludables”, indicó.

“La sabiduría y las tradiciones eternas de la fe religiosa pueden proporcionar anclas y cimentar y elevar a las familias”, agregó.

Mary McGeehan, coordinadora de la Universidad Católica de Bebés y funcionaria de la Oficina de Ministerios de Evangelización y Vida Familiar de la Arquidiócesis de Denver, dijo que este tipo de formación católica está diseñada para apoyar a las parejas dondequiera que se encuentren en el camino de fe.

“Para los católicos practicantes es una oportunidad para profundizar su fe y aprender cómo construir su ‘iglesia doméstica’. Para aquellos que no están involucrados en su fe, es un punto de contacto donde podrían estar interesados ​​en regresar”, dijo McGeehan, señalando que la maternidad es un hito que a menudo lleva a jóvenes los adultos a las instituciones religiosas.

“Para ellos, esto es una bienvenida de nuevo a la Iglesia”, acotó.

En la sesión inaugural del 2019, el 5 de abril, el psicólogo clínico Jim Langley, director de St. Raphael Counseling, abordó los aspectos emocionales de la transición a la paternidad. Aconsejó sobre habilidades de comunicación, expectativas, autocuidado y cómo apoyarse mutuamente en su nuevo rol como padres.

Por otro lado, Elizabeth y Matthew Bigelow –cuyo hijo tiene 6 meses de nacido–, de la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes, hablaron a las parejas sobre la vida después de que nazca el bebé y cómo fomentar un hogar católico.

“Como reflejo del llamado que nos da la Iglesia como católicos, hay un documento específico de la Iglesia que hemos estado leyendo y que llama a la familia ‘la iglesia doméstica’ (Lumen Gentium). El primer lugar donde un niño debe aprender sobre Dios es en el hogar: ese intercambio entre mamá y papá, y entre los hijos y mamá y papá, es su primera experiencia del catolicismo. El propósito de la iglesia doméstica es enseñar quién es Dios, qué es la oración y cómo seguir la voluntad de Dios”, dijo Elizabeth, de 27 años, una maestra de Lourdes School.

Más información sobre esta iniciativa católica AQUÍ.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger]

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget