Obispo a universitarios recién graduados: Es hora de luchar por la santidad

California, 15 May. 19 (ACI Prensa).- En un discurso dirigido a jóvenes graduados en una universidad católica de Estados Unidos, el Obispo Auxiliar de Los Ángeles, Mons. Robert Barron, hizo un llamado a luchar en el mundo contemporáneo volviéndose santos y santificando el mundo.

“No esperes a que surjan otros reformadores; este es tu momento para enfrentar este crucial desafío moral. Y no es necesario que las personas pusilánimes se enlisten”, dijo el Prelado el 11 de mayo ante 83 jóvenes recién graduados de la Universidad Thomas Aquinas en Santa Paula, California.

En ese sentido, dijo que toda la América contemporánea es “territorio de misión” y, por lo tanto, los jóvenes católicos deben intervenir para responder a las crisis de la corrupción de la Iglesia y el aumento de la renuncia a la fe.

Mons. Barron felicitó al campus de Thomas Aquinas College y lo comparó con “algo parecido a un cielo católico en la tierra”, debido a que “ofrece liturgia, oración, compañerismo y “comunión profunda con los santos y genios de la tradición católica”.

Luego, dijo a los egresados que “están destinados a seguir adelante, llevando lo que han recibido y cultivado para santificar nuestro mundo de sufrimiento”.

Los desafíos para los jóvenes católicos de hoy

Mons. Barron mencionó dos desafíos que llaman a una “heroica excelencia moral” para enfrentar, en primer lugar, la corrupción en la Iglesia, y luego “el desgaste masivo del pueblo católico, especialmente de los jóvenes”.

“Lamentablemente, los sacerdotes malvados y los superiores religiosos incompetentes no representan nada particularmente nuevo en la vida del pueblo de Dios. Socavando el trabajo de la Iglesia en prácticamente todos los aspectos, la catástrofe clerical del abuso sexual ha sido la obra maestra del diablo”, continuó el obispo.

Mons. Barron dijo que las consecuencias son claras: Que hoy existen muchos católicos que enfrentan la tentación de dejar la Iglesia.

“Pero estoy convencido de que este no es el momento de irse. Este es el momento de luchar”, aseguró Mons. Barron.

A su vez, el Prelado advirtió sobre el auge de las personas sin afiliación religiosa en el país; dijo que a principios de la década de 1970 éstas constituían solo el 3%, pero se duplicaron al 6% a principios de los 90.

“En la actualidad, representan casi el 25% de los estadounidenses. Alrededor del 40% de los estadounidenses menores de 30 años se describen personas sin afiliación religiosa. Por cada persona que se vuelve católica, seis abandonan la fe”, lamentó.

Mons. Barron reconoció que de cualquier forma en que se analicen las estadísticas, se concluye que “estamos desangrando a los jóvenes de la religión en general y del catolicismo en particular”.

“La incredulidad en las enseñanzas del cristianismo es la razón principal por la que las personas abandonan la fe. Encuentran al cristianismo ‘intelectualmente insostenible’”, reflexionó el obispo.

Un llamado a la acción

En otro momento, el Obispo Auxiliar de los Ángeles alentó a los nuevos graduados a luchar ingresando al sacerdocio o la vida religiosa, así como a “luchar por la santidad en sus vidas, convirtiéndose en el santo en el que Dios quiere que se conviertan”.

Los jóvenes deben luchar “pidiendo una reforma real” e “insistiendo en que se responsabilice al culpable”.

Además, alentó a los graduados a hacer una Hora Santa diaria para purificar a la Iglesia, realizar las obras corporales y espirituales de misericordia, ir Misa y evangelizar.

“Deben santificar a su familia, su lugar de trabajo, su vida pública y los ámbitos de la política, los deportes y el entretenimiento”, recordó.

En el caso particular de los graduados en la universidad Thomas Aquinas, Mons. Barron aseguró que están “especialmente calificados para la ardua tarea de comprometer al ejército de escépticos que se han alejado de la Iglesia” a través de una “evangelización activa y apologética convincente”.

Finalmente, el obispo dijo a los graduados que enfrentarán “tareas arduas” y “mares agitados”, pero los alentó a estar preparados.

“Sus cuatro años aquí les han dado grandes almas. ¡Que den rienda suelta! ¡Dios los bendiga a todos!”, concluyó Mons. Barron.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger]

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget