Colombia: Celebración del Centenario de la Coronación de la Virgen de Chiquinquirá

(ZENIT – 9 julio 2019).- Ayer, 9 de julio del año 2019, tuvo lugar la celebración oficial del Centenario de la Coronación de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá como Reina y Patrona de Colombia.

El evento central de la jornada fue una Misa campal, en la plaza de la Libertad de Chiquinquirá, presidida por el cardenal Raymundo Damasceno Assis, arzobispo emérito de Aparecida y enviado especial del Papa Francisco para esta ocasión.

El cardenal Damasceno declaró para ‘Vivamos el Centenario’, el informativo especial de la basílica de Chiquinquirá, que para él “es una gracia estar aquí de nuevo como peregrino. Soy enviado del Papa, pero sobre todo soy un peregrino que con los devotos de la Virgen de Chiquinquirá vengo a rezar por ellos, por Colombia, por la paz, por la justicia y por el progreso de este país tan hermoso (…)”.

Además de numerosos peregrinos, la Eucaristía contó con la presencia del presidente de la República Iván Duque, arzobispos de la Conferencia Episcopal Colombiana, el nuncio apostólico en Colombia y frailes dominicos, entre otros.

El rector del santuario mariano de Chiquinquirá, el padre Carlos Mario Alzate Montes expresó para el citado informativo que “no hay palabras para describir la emoción, el fervor y la inmensa satisfacción de haber podido cumplirle  a Nuestra Señora, la Virgen María, en el centenario de su Coronación como Reina de Colombia. Igualmente, reconoció el entusiasmo del pueblo chiquinquireño y de los miles de turistas, romeros y peregrinos que acudieron a encontrarse con la Virgen.

El pasado 6 de julio, tras el cierre de la CVIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de Colombia y en el marco de este centenario, los obispos del país visitaron este santuario mariano, confiando al amor maternal de María el cuidado de la Nación.

Francisco reza delante de imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Captura de pantalla CTV

Francisco reza delante de imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Captura de pantalla CTV

En septiembre de 2017, durante su viaje apostólico a Colombia, el Papa Francisco rezó frente al cuadro de Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora de Chiquinquirá y dejó un rosario de oro a los pies del mismo. Asimismo, el Santo Padre escribió en el libro de honor: Desde esta Catedral Primada le pido a la Inmaculada Virgen María que no deje de guiar y cuidar a sus hijos colombianos y que siempre los mire con sus ojos misericordiosos”.

El antiguo y venerado cuadro de la Virgen fue trasladado entonces desde la basílica de Chiquinquirá a la catedral primada de la Inmaculada Concepción de Bogotá, ya que el Papa no pudo trasladarse hasta la región del santuario.

Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá

De acuerdo con la información aportada por la propia página web del santuario de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, la imagen de esta advocación de la Virgen fue pintada entre 1560 y 1562 por el artista español Alonso de Narváez. Este lo hizo sobre un lienzo de algodón hecho por los indios y utilizando mezcla de tierra de colores y zumo de yerbas y flores.

Con el tiempo, la imagen se deterioró, pero, milagrosamente, se renovó, siendo el primer milagro atribuido a la Virgen de Chiquinquirá.

La Coronación de 1919

Según la misma fuente, en 1908, fray Vicente María Cornejo, provincial de los dominicos y el prior del santuario, fray José Ángel Lambona, con la recomendación de la Conferencia Episcopal, pidieron a la Santa Sede la coronación canónica de la Sagrada Imagen.

Esta solicitud fue despachada favorablemente el 9 de enero de 1910. San Pío X firmó el decreto enviado al Monseñor Maldonado Calvo, obispo de Tunja, quien dispuso la Coronación para el día 9 de julio de 1919, día consagrado por el clero colombiano para honrar a María.

El acontecimiento se celebró en dicha fecha, en la plaza de Bolívar de Bogotá. Al terminar la Misa, Mons. Maldonado tomó las coronas y las puso en las cabezas del Niño y de la Virgen diciendo: “Así como hoy os coronamos en la tierra, así merezcamos ser coronados en el Cielo”. “Yo… pido humilde y respetuosamente a los Arzobispos y Obispos aquí congregados, que así como la República fue consagrada al Sacratísimo Corazón de Jesús, de la misma manera, se consagra solemne y públicamente, por voto nacional, a la Santísima Virgen, Reina de Colombia”.

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger]

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget