Aquí una gran técnica para enseñar a tus hijos a regular sus emociones

Cuando mi cuarto hijo estaba entrando en los terribles dos años, decidí cambiar por completo la forma en que educo a mis hijos.

Me inspiró en parte mi propio episodio reciente de depresión posparto, que me había dejado con muy poca capacidad para regular mis emociones, y en parte una amiga mía, que le estaba enseñando a su hija (también de 2 años) a lidiar con la frustración y las pataletas. Ver a mi amiga enseñarle activamente a su hija a manejar y regular una emoción difícil me hizo darme cuenta de que nunca había aprendido a hacerlo yo misma, y tampoco había enseñado a mis hijos cómo hacerlo. Entonces decidí intentarlo.

Lincoln, mi hijo de 2 años, no luchó tanto con la frustración como con la decepción. Tener que compartir un juguete o abandonar el patio siempre terminaba en un llanto histérico, y hasta ese momento mi reacción predeterminada había sido amenazar, castigar o ignorar. Entonces decidí hacer lo contrario.

La siguiente vez que comenzó su lamentación, me arrodillé y lo miré directamente a los ojos. “Lincoln, sé lo decepcionante que es dejar un lugar cuando te diviertes. Sé que puede ser difícil no llorar, así que te ayudaré a calmarte. Tomemos una respiración profunda juntos, y luego soplemos tan fuerte como podamos”.

La novedad lo tomó por sorpresa y dejó de llorar. Luego comenzó a respirar conmigo y a expulsar el aire. Estaba tan ocupado con nuestra nueva actividad que abandonamos el patio de juegos y llegamos a casa sin los sollozos habituales.

El éxito de mi experimento condujo a un cambio significativo en mi enfoque general hacia mis hijos. Comencé a alejarme de los gritos y la “disciplina” y hacia la enseñanza y la formación. Si bien no lo sabía en ese momento, mi hábito de gritar no solo no resolvía los problemas de disciplina, sino que los reforzaba (y tal vez incluso los creaba). Según un artículo en Simplemost, gritarles a los niños literalmente les cambia el cerebro … y no para bien:

Megan Leahy, madre de tres hijos y entrenadora de crianza de los hijos, explica al Washington Post en un artículo sobre los efectos de gritar que cuando un padre grita: “O está aumentando la agresión o la vergüenza. Esas no son características que cualquier padre quiere en sus hijos”.

En 2013, un estudio de la Universidad de Pittsburgh sugirió que la “disciplina verbal severa” para los adolescentes no ayuda y en realidad tiene efectos perjudiciales similares a la disciplina física. ¿Sus conclusiones? Gritar solo reforzó el mal comportamiento y aumentó la depresión. Incluso en los hogares en los que había muestras de amor seguían produciéndose los efectos dañinos de gritos incluso ocasionales.

No voy a fingir que soy perfecta ahora y que nunca gritaré a mis hijos, porque eso es mentira. Todavía grito, pero no tanto, y no como una primera respuesta. Paso mucho más tiempo hablando de emociones con mis hijos, afirmando que son reales y poderosas, y ayudándolos a idear estrategias para manejar sus emociones. Algunas estrategias funcionan mejor que otras (déjame decirte qué tan bien funcionó “dibujar una imagen de tu enojo en lugar de golpear a alguien”), pero todo lo que se nos ocurre es un lugar para comenzar. Les da a mis hijos (¡y a mí!) una estrategia concreta sobre la cual podemos construir.

En muchos sentidos, ya ha cambiado el panorama de nuestra familia en tres cortos años. Lincoln rara vez tiene ataques de lamentos después de esa primera intervención, y calmarnos juntos es algo que seguimos haciendo. A veces es idea mía, cuando está molesto. Pero a veces es idea suya, cuando empiezo a tener mal genio. Pone sus pequeñas manos en mis mejillas y dice: “Mamá, respira hondo conmigo y luego exhala tan fuerte como puedas, ¿de acuerdo?”

Y cada vez, no importa cuán irritada esté, toda esa frustración se desvanece en seguida. A veces es más difícil que gritar, pero siempre es una mejor opción.

Let's block ads! (Why?)

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger]

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget