Madres católicas en Rochester rezan por las vocaciones dentro de sus familias

, 07 Oct. 19 (ACI Prensa).- Un grupo recién formado de madres católicas en Rochester, en Nueva York, se ha comprometido a orar regularmente por el florecimiento de las vocaciones dentro de sus propias familias.

“Nosotras tenemos que rezar por nuestros niños, por sus vocaciones, para que escuchen el llamado de Dios, que está pidiendo de cada uno de ellos”, dijó Janene Loughran, una de las organizadoras de este nuevo grupo de oración Mothers of Lu en la Diócesis de Rochester.

La idea se creó en junio, en el picnic entre familias y seminaristas de la Diócesis. El P. Peter Van Lieshout, uno de los codirectores de vocación en la Diócesis, habló sobre las Madres de Lu, un grupo de madres italianas que a fines del siglo XIX se reunían regularmente en su pequeña aldea y rezaban por las vocaciones sacerdotales que provenían de sus propias familias.

“[P. Van Lieshout] señaló a las familias en el picnic: rezar por las vocaciones en general es bueno y necesitamos hacerlo. [Pero] tenemos que desafiarnos nosotros mismos a hacer más”, mencionó Loughran.

Varias de las madres reflexionaron sobre las palabras del sacerdote y sintieron un fuerte llamado a seguir los pasos de las Madres de Lu. “Tenemos la responsabilidad”, dijo Loughran, “hay una escasez de sacerdotes en todos lados. Nuestra diócesis no es una excepción, entonces, ¿qué más podemos hacer?”.

Esta reflexión inicial llevó al deseo de crear su propio grupo local de madres, rezando por las vocaciones de sus hijos.

Mientras las Madres de Lu en Italia vivían en el mismo pueblo y fácilmente podrían reunirse en la iglesia local todas las semanas para rezar juntas, las madres en Rochester no tienen esa posibilidad. Ellas decidieron reunirse una vez al mes, para venerar y rezar a las Madres de Lu, prometiendo rezar individualmente cada semana frente al Santísimo Sacramento. También recibirán la comunión el primer domingo de cada mes con la intención de tener vocaciones sacerdotales y religiosas entre sus hijos e hijas.

Shauna Walczak, una madre local que tendrá a su quinto hijo el próximo año, ayudó a crear el grupo. Ella mencionó que seguir los pasos de las Madres de Lu es hermoso porque “nosotras estamos preguntando a Dios y a la Santísima Virgen María por una familia santa donde nuestros niños puedan ser libre de discernir propiamente sus vocaciones”.

Ella mencionó que, adicionalmente a la responsabilidad natural de los padres de ayudar a sus hijos a llegar al cielo, los recientes escándalos en la Iglesia resaltan la necesidad de fomentar la oración y la devoción a la Eucaristía en el centro de las familias y los hogares.

“En esencia, nosotras no solo rezamos por las vocaciones de nuestros niños, sino oramos por la salud de nuestras comunidades a través de la adoración y el amor a la Eucaristía” mencionó.

Loughran y Walczak explicaron que su meta como grupo no es desalentar o disminuir las vocaciones al matrimonio.

“Nosotras somos conscientes que Dios ya tiene determinada sus vocaciones, simplemente estamos despejando el camino con nuestras oraciones para facilitar su discernimiento”, dijo Walczak. “Nos ayuda como padres a tener corazones abiertos a la voluntad de Dios y lo que desea en sus vidas, y nos ayuda a centrarnos en hacer que nuestros hogares estén centrados en Cristo".

“Todos estamos llamados. Todos tenemos una vocación. Nosotras solo tenemos que apoyar lo que sea y ayudar a nuestros niños a reconocer que ellos tienen una vocación, y lo importante que es para ellos escuchar a Dios” añadió Loughran.

El P. Van Lieshout dijo que, como sacerdote, el grupo Mothers of Lu lo alienta y edifica.

“Lo que me gusta de este enfoque es que es mucho más que solo rezar por las vocaciones”, mencionó. “Esperemos que todos los fieles católicos oren para que Cristo otorgue a su Iglesia un aumento en las vocaciones sacerdotales y religiosas. Pero estas mujeres, en efecto, le dicen a Nuestro Señor: ‘Permíteme a mí y a mi familia ser parte de la solución, si está de acuerdo con tu voluntad. Cámbiame a mí y a mi familia para que podamos ser generosos al responder a las necesidades de la Iglesia’”.

Añadió que ella ve en las Madres de Lu una imagen exacta de la Santísima Virgen María.

"Así como Cristo, que se encarnó a través del “Fiat” de María, me parece que Dios, de manera paralela, puede hacer que las vocaciones sacerdotales y religiosas florezcan a través de las generosas oraciones de una madre".

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en CNA

Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger]

Hermanos Franciscanos

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget